sábado, 8 de septiembre de 2007

Examen de Química.

¡Hola corazones!

Ayer viernes llegó a Zaragoza la vuelta ciclista a España '07, ciudad que también será meta en la etapa de hoy, en la contrarreloj que parte desde Cariñena. Precisamente por pasar el recorrido por aquí la he visto hoy, y menos mal, porque sino me habría perdido la asombrosa caida que se ha producido al entrar a Zaragoza por parte del pelotón. Este hecho pone en evidencia la mala organización de las obras que actualmente colapsan la capital aragonesa. Lo que le faltaba a nuestra ciudad ahora era cortar las principales vías de comunicación por este evento deportivo.

Para olvidar este suceso y seguir teniendo presente más aún los exámenes, hoy publico uno de ellos, concretamente de la asignatura de Química. Gracias a un correo recibido hace meses puedo ofreceros esta graciosa historia que explica de manera clara y concisa (sea cierta o falsa) lo bien que está hoy en día la educación en España. Espero que os riáis con esto:


Pregunta de examen
: La siguiente pregunta fue hecha en un examen cuatrimestral de Química en la Universidad de Toledo. La respuesta de uno de los estudiantes fue tan... "profunda" que el profesor quiso compartirla con sus colegas, vía Internet, razón por la cual podemos todos disfrutar de ella. Pregunta: ¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)?

La mayoría de estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime). Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:
"En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa del Infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas. En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones. La mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al Infierno. Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al Infierno. Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial. Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno. Según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del Infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas. Hay dos posibilidades:
1. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de
almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.
2. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de
almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele. ¿Qué posibilidad es la verdadera?
Si aceptamos lo que me dijo Teresa en mi primer año de carrera ("hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo"), y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer noche, la posibilidad número 2 es la verdadera. Doy por tanto como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado.
El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está
congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinguido... dejando al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar: ¡Oh, Dios mío!"

Dicho estudiante fue el único que sacó "sobresaliente".


P.D.: Yo si hubiese sido el profesor le habría puesto matrícula de honor y no sólo sobresaliente, por la única razón de que este alumno habría sido el único que habría pensado y no memorizado, como el resto. ¿Entendéis, viendo esta anterior entrada, por qué digo esto? ¿Os ha gustado esta divertida historia? ¿Os ha pasado alguna vez algo parecido: no tener ni idea de qué responder y poner cualquier cosa estúpida pero currada?


Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: