domingo, 4 de noviembre de 2007

Seis meses sin Maddie.

¡Hola corazones!

Ya es medio año el tiempo que lleva desaparecida la pequeña Madeleine McCann. Si antes no he escrito sobre ella era por tratar de ser prudente, algo que en la prensa no se ha conseguido muy bien. Haré un pequeño resumen de lo sucedido, y después daré mi opinión con lo que hasta ahora sé.

La hija mayor de la familia estaba durmiendo junto a sus hermanos y otros niños, hijos de algunos amigos de sus padres.
Esto pasó el 3 de mayo de 2.007, en un hotel del Algarve, al sur de Portugal. Nueve días después cumplía 4 años. Esas primeras semanas de mayo todo el mundo apoya e intenta ayudar, a su manera, a la familia en la búsqueda de su hija: David Beckham graba un anuncio en el que pide colaboración, mientras que J. K. Rowling está dispuesta a dar 3 millones de dólares de recompensa a quien aporte alguna pista.
El 15 de mayo la policía portuguesa nombra como primer sospechoso a Robert Murat, británico que vivía cerca de donde sucedió todo, pero que quedó libre por falta de pruebas. A finales de mes los padres comienzan una gran campaña internacional para difundir la noticia y que sea más fácil encontrarla. Es entonces cuando acuden a la Ciudad de El Vaticano, donde les recibe el Papa Benedicto XVI, quien bendice la foto. Ya está disponible por entonces la web www.findmadeleine.com, que recibe millones de visitas y donativos de todo el mundo.
El 13 de junio una carta enviada aun periódico holandés dice saber dónde está el cadáver de la pequeña, noticia que resulta ser falsa. La opinión pública todavía los recuerda y apoya, y hasta aparecen carteles para ayudar a su búsqueda en el famoso "Second Life".
Un vuelco tremendo sufre el caso el 6 de agosto, cuando la policía portuguesa dice haber encontrado sangre en el apartamento que ocupaban los McCann entonces. Dos días después, se cree que Madeleine pudo morir el mismo día de su desaparición, a raíz de unas escuchas realizadas a sus padres. Cien días después de su desaparición, los padres le dan la espalda a la prensa, que empieza a tenerlos en cuenta en sus sospechas.
Tras más pistas falsas y más rumores sobre su paradero, el 25 de agosto se hace público que se halló "olor a cadáver" en las llaves de los McCann, lo que hace que sean interrogados por separado padre y madre el 7 se septiembre. Se mantiene la sospecha de los padres por una "muerte accidental". Tras esto, siguen definiéndose como inocentes, y vuelven a Londres, donde las cosas siguen poniéndose más cruda para los padres, que ya ni en el Reino Unido ven el apoyo que antes tenían.
La policía lusa admite la posibilidad de que sea un caso abierto y que el cadáver no sea encontrado nunca, mientras días después dimite Olegario Sousa, encargado de esta investigación.
El 24 de septiembre se filtra una foto de una niña rubia muy parecida a la desaparecida Madeleine, realizada por turistas españoles en el norte de Marruecos, pero resultó no ser ella.
La policía sigue pensando en que la niña está muerta, aunque resurge la idea del secuestro de nuevo gracias a la desarticulación de una importante red de pedofilia por esa zona de Portugal. Y para más inri, sale a la luz que una niña había denunciado a un hombre que merodeaba por el mismo apartamento en 2.006.


Los investigadores lusos sospechan que los McCann pueden estar involucrados en la muerte accidental de su hija, después de que perros especialmente entrenados por la policía británica detectaran olor a cadáver en su automóvil, apartamento y efectos personales. De ser cierto esto, los padres habrían ocultado información (cuanto menos) o incluso habrían podido llegar a disfrazar un fatídico hecho, que es lo yo pienso.
Cierto es que el despliegue de medios que han organizado los McCann es impresionante y nunca antes se había visto, pero eso no los aparte del punto de mira de la policía lusa ni tampoco de mi propio juicio, pues con la información que he recopilado para enterarme de lo que buenamente he podido (y que arriba os he resumido) creo estar dispuesto a no dar "mi mano en el fuego" por los padres, por mucho circo que hayan montado. Sí los apoyo en el consuelo y la pena que supone el haber perdido a la hija, pero no creo en su inocencia. Digo esto porque no veo este caso como un asesinato sino como un fatídico accidente que los padres han intentado disimular y (de paso) sacar tajada.



P.D.: Sin duda alguna, se trata del caso más seguido en la Historia de la prensa internacional y el de más trascendencia social en el mundo. ¿Qué os parece este caso? ¿Creéis en la inocencia de los padres o más bien todo lo contrario? ¿Creéis que todo esto tendrá un final? Para más información, podéis hacer click aquí.

Hasta pronto corazones.

1 comentario:

pep dijo...

hola Cupido:
hay varios datos que la poli lusa no ha evaluado ni ha investigado:
¿Qué hacía un poli portugués VIGILANDO a Maddie y a sus hermanitos DIAS ANTES de que nada sucediera?.
¿Por qué desviaron la atención por parte de los lusos cuando alguien vió a Madeleine en Marruecos dias después del rapto?.
¿Por qué NO INVESTIGAN a la novia del primer sospechoso,que fué supuestamente vista por varios testigos con una niña rubia 2dias después, primero en Lisboa y luego en el norte de Marruecos ,con la esposa de otro poli luso,ya que al parecer miente diciendo que estaba en una reunión religiosa en Mayo,y un miembro de su comunidad dice que fué expulsada hace tiempo?.
Ojo con las redes de pedófilos instaladas en sur de Portugal,probablemente consentidas por algunos asquerosos y borrachos policias judiciales corruptos,que se ganan unos dinerillos fastidiando y arruinando a alguna familia.
Y todavía crees que los padres son asesinos?. Echémosles una mano, que menuda irreparable pérdida,con el trabajo que les supuso concebirla, supongo.