martes, 1 de mayo de 2007

Fiesta del Trabajo.

¡Hola corazones!

Hoy, martes, 1 de mayo, se celebra desde hace más de 100 años lo que para nosotros es algo normal y típico dado el tiempo que ha pasado y que nos ha acostumbrado a ello: el Día Internacional de los Trabajadores, también llamado Día del Trabajo o Primero de Mayo.

Es por pocos sabido que esta celebración se consiguió gracias a que un grupo de trabajadores de Chicago (EE.UU.), allá por 1886, demandó jornadas laborales de 8 horas. Esto desembocó tres días más tarde (el 4 de mayo) en la Revuelta de Haymarket. En España dicho movimiento en pro del bienestar del obrero no se dió hasta 1890, en Barcelona. Entonces fueron los sindicatos anarcosindicalistas los que convocaron una huelga general para el mismo fin.
Aunque la consideración de día festivo en varios países tardó en llegar, se establece oficialmente por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la II Internacional, celebrado en París en 1889, y se considera una jornada de lucha reivindicativa pero también de homenaje a los llamados Mártires de Chicago, aquellos trabajadores antes nombrados que murieron por pedir la rebaja de las horas que se trabajaba.


Por aquel entonces, tanto Europa como EE.UU. estaban en plena Revolución Industrial,y los trabajadores empezaban a hartarse, hasta que pidieron (como bien dice su lema) "
ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa". Al parecer en EE.UU. (donde comenzó todo esto y desde donde se extendió posteriormente) se propuso una ley que ordenaba esas 8 horas de trabajo, pero ante el no cumplimiento de la misma, las organizaciones laborales y sindicales se movilizaron aún más fuertemente, siendo pintado por la prensa escrita de entonces de "delirio de lunáticos poco patriotas". Aunque los medios no estaban con ellos y calificaban el sistema de las 8 horas como el caos para el comercio, la industria y el desarrollo del país, el 1 de mayo de 1886 200.000 trabajadores salieron a la calle para protestar. Muy especialmente se hizo en Chicago, donde la situación laboral era todavía más precaria, y donde se manifestaron también los días 2 y 3. Para el día siguiente se convocó una concentración en la plaza Haymarket, con el permiso del alcalde de la ciudad.
20.000 personas fueron reprimidas por 180 policías uniformados en la que se llamó la Revuelta de Haymarket. Se dió una explosión que provocó muertos y heridos, se declaró el estado de sitio y el toque de queda, culpando del asesinato de los policías muertos a los trabajadores allí congregados. El 21 de junio de 1886 se inició el juicio por dicho acto, del que sólo fueron condenados 8 de los 31 iniciales: 3 de ellos fueron a prisión y los otros 5 fueron condenados a la horca. Fue a finales de mayo de 1886 cuando varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas a varios centenares de miles de obreros. Finalmente, en 1954
el papa católico Pío XII apoyó esta jornada de memoria colectiva al declararla como festividad de San José Obrero. Últimamente se viene denominando a esta día como Día Internacional del Trabajo.

Como anécdota, y ya para terminar por hoy, diré que curiosamente en EE.UU. no se celebra dicha festividad, sino que se celebra el "Labor Day", pero el primer lunes de septiembre, y desde 1882.


P.D.: Perdonadme si esta entrada de hoy ha sido un poco larga y en parte aburrida, pero me parecía interesante para mí saber el origen de esta fiesta tan bien acogida y además hacer este blog un poco más cultural... ¿¡No os habré aburrido, verdad!?

Hasta pronto corazones.

1 comentario:

Zaqui3 dijo...

Uy, pues nada de aburrido, más bien interesante y curioso. Yo no sabía muchas de las cosas que has puesto.