lunes, 27 de julio de 2009

Magenta no es un color.

¡Hola corazones!

Buscando información acerca de Magenta me eh encontrado con un artículo en la conocida web "Microsiervos" en el que se habla de este color. Averiguemos realmete si se le puede llamar así.

El magenta es un color que se asemeja al fucsia, aunque más intenso, virando al violeta. La palabra "magenta" es una palabra italiana inspirada por la batalla ocurrida en la localidad de Magenta el 4 junio de 1.859, en alusión al color oscuro de la sangre derramada.
El magenta se explica cuando los conos sensibles a las ondas largas (R, rojo) y cortas (A, azul) se excitan a la vez; la sensación visual resultante corresponde al magenta. La onda media del espectro electromagnético captado por el ojo humano resulta el color verde.
El amarillo, el magenta y el cian son llamados primarios sustractivos, ya que son la inversa de los aditivos. El magenta contiene todas las radiaciones (R y A) menos las del verde (V). Luego puede ser definido como el "no verde" o negativo del verde.
Ahora bien, como bien explica el artículo de Liz Elliott el magenta es un color compuesto por dos longitudes de onda: una de la zona del rojo y otra de la zona del violeta, cada una a ambos extremos de lo que se conoce como el espectro visible. Lo que hace nuestro cerebro es interpretar lo que está viendo inventándose un color entre el rojo y el violeta. Como no tendría sentido confudirlo con el verde, que es donde "caería" más o menos, el mecanismo de interpretación nos "engaña" para que nos parezca que tiene un aspecto distinto. A otros colores compuestos como el rosa o el "color café" les ocurre lo mismo, son sencillamente "inventados", creados por nuestro cerebro.
Todo esto forma parte fenómeno llamado Qualia que son las "cualidades subjetivas de las experiencias mentales", de las que os voy a hablar ahora puesto que he investigado más acerca de este interesante tema.
Los qualia simbolizan el vacío explicativo que existe entre las cualidades subjetivas de nuestra percepción y el sistema físico que llamamos cerebro. Las propiedades de las experiencias sensoriales son, por definición, epistemológicamente no cognoscibles en la ausencia de la experiencia directa de ellas; como resultado, son también incomunicables. La existencia o ausencia de estas propiedades es un tema calurosamente debatido en la filosofía de la mente contemporánea.
Los qualia han desempeñado un papel importante en la filosofía de la mente, principalmente porque son vistos como una refutación de facto del fisicalismo. Hay un debate sobre la precisa definición de los qualia dado que varios filósofos enfatizan o niegan la existencia de ciertas propiedades.
Daniel Dennet, filósofo estadounidense, define 4 características de los qualia, definiéndolos como:

- inefables; esto es, no pueden ser comunicados o aprendidos por otros medios diferentes a la experiencia directa.
- intrínsecos; esto es, son propiedades no relacionales, que no cambian dependiendo de la relación de la experiencia con otras cosas.
- privados; esto es, todas las comparaciones interpersonales de los qualia son sistemáticamente imposibles.
- directamente o inmediatamente aprehensibles en la conciencia esto es, la experiencia de un quale es saber que uno experimenta un quale, y saber todo ello es saber acerca del quale.
Es importante notar que el quale no tiene el estatus de las propiedades observadas, las cuáles existen seguramente, pero podrían ser erróneas. En su lugar el concepto de qualia es el primero y el más dependiente de su propia definición, y la existencia de los qualia es predicada sobre la existencia de las propiedades que llenan su definición. Así pues, si fuéramos a descubrir que existe una de tales propiedades como "qué es tener cierta experiencia" pero esta propiedad fuera conocible por otros, no sería un quale.


P.D.: Interesante me resulta siempre los recobecos del cerebro humano y sus constantes engaños. ¿Qué os ha parecido esta investigación? ¿Sabíais que nos "inventábamos" el magenta y otros colores? ¿Os sonaba de algo la palabra "qualia"?

Hasta pronto corazones.

1 comentario:

Júpiter dijo...

Pues nunca había oído hablar de ese término... Aunque es muy frecuente que el cerebro "complete" la realidad con sus propios recursos.

El más básico es el fenómeno Phi, estudiado inicialmente por la escuela psicológica de la Gestalt. Es muy simple, dos figuras iguales,situadas en puntos distintos si aparecen y desaparecen de forma alternada crean el efecto de ilusorio de movimiento. El fenómeno Phi, es la base del cine actual, fotogramas que generan sensación de movimiento.

La Gestalt con sus estudios fueron los que dijeron, muy acertadamente que "EL TODO ES DISTINTO DE LAS PARTES".

La complejidad de la mente humana es apasionante, y resulta curioso pensar que el mundo que vemos es el que se genera en nuestro cerebro y no el que está frente a nuestros ojos.

un saludo
una entrada muy interesante =)