lunes, 1 de octubre de 2007

La caída del puente de Tacoma Narrows.

¡Hola corazones!

En relación con lo que estudio, y también algo que me ha llamado la atención desde siempre, voy a hablar hoy. Se trata de la caída del puente de Tacoma Narows, esa famosa estructura que, por efecto del viento, se balanceaba como si de una cuna o mecedora se tratara. Hasta que al final, sucedió lo previsto: se destrozó todo el tinglado.

Pues bien, resulta que leí hace tiempo una entrada de "Microsiervos" en la que hablaban de este evento y decidí informarme acerca del mismo.
Este hecho es la prueba visual más famosa del fenómeno físico llamado frecuencia de resonancia: en 1.940, pocos meses después de haber sido inaugurado el puente, un día de viento proveniente del Este comenzó a ondearlo como si se tratase de una bandera. Tras poco más de una hora de sacudidas y vaivenes el puente de 1.600 metros de longitud se derrumbaba y caía hecho pedazos al agua.
Como bien explican en "Microsiervos" (y para quien sea de letras), la
resonancia mecánica es un fenómeno que se produce cuando un cuerpo capaz de vibrar es sometido a la acción de una fuerza periódica cuyo periodo de vibración coincide con el periodo de vibración característico de dicho cuerpo. En estas circunstancias el cuerpo vibra, aumentando de forma progresiva la amplitud del movimiento tras cada una de las actuaciones sucesivas de la fuerza. Este efecto puede ser destructivo en algunos materiales rígidos como el vaso que se rompe cuando un tenor canta.
El viento que provocó la caída del puente se movía a una velocidad de 61 km/h y tenía 5 segundos de frecuencia, que resultó ser muy similar a la frecuencia natural del puente "con lo cual, la energía transferida al sistema era máxima y las ondas estacionarias producidas en el puente empezaron a balancearlo y acabaron colapsándolo". Pero también el método de construcción empleado en el puente de Tacoma influyó en el incidente. La utilización de vigas de acero formando una estructura de sustentación horizontal cerrada y maciza oponía resistencia al viento, creando corrientes y turbulencias de aire por encima y por debajo de la estructura.
El caso del puente de Tacoma Narrows es un clásico ejemplo de errores de ingeniería y de la importancia que tienen tanto la aerodinámica como los efectos producidos por la resonancia en las estructuras y construcciones. En el nuevo puente que lo sustituyó en 1.950 (así como en los puentes construidos con métodos modernos de sustentación) los elementos de soporte disponen de aberturas y deflectores diseñados para permitir y dirigir el paso de viento a través de éstos. En grandes estructuras modernas además se llegan a hacer pruebas en túneles de viento, tanto del elemento en sí como del elemento una vez ubicado en su entorno (en forma de maqueta a escala) teniendo en cuenta tanto accidentes geográficos como otras construcciones cercanas que puedan producir turbulencias y efectos aerodinámicos.

Publico ahora dos vídeos para que lo recordéis. El primero comenta brevemente la historia del puente, pasando por su construcción y demás. Y el segundo filma sólo su movimiento y su posterior desplome:





P.D.: Impresionante cuanto menos es, no me lo negaréis. ¿Lo recordáis, verdad? ¿Sabíais exactamente a qué se debió este fallo? ¿Sabéis algún otro accidente similar provocado por malos cálculos?

Hasta pronto corazones.

1 comentario:

Adrián dijo...

¡Hola!

Vaya, parece que soy el primero. Vi el comentario y decidí pasarme por aquí (te he contestado en mi blog, jejeje).

Es un tema realmente interesante, este de las vibraciones. Recuerdo que me pasaron el vídeo en clase cuando iba al instituto, y luego en la universidad otra vez y, a pesar de ello, siempre me sorprende.

Yo tengo algunas anécdotas más, aunque no son tan espectaculares como esa. Una de ellas era que un eje de un tren se rompía a los pocos meses de construirse, y siempre por el mismo sitio. Después de investigarlo a fondo descubrieron que la vibración que recibía el eje estropeaba el material, así que tenían que cambiar de material si querían que les durase más tiempo.

En fin, felicidades por tu blog, que no sé si ya te felicité en su momento, pero veo que lo llevas al día y además muy completo, y eso es algo digno de elogio hoy en día. Sigue así, jejeje.

Abrazos. :D