martes, 9 de octubre de 2007

Ancianos solos y estudiantes sin piso.

¡Hola corazones!

Hace unas semanas ya vi un reportaje en el canal autonómico de la Comunidad de Madrid, "Telemadrid". En él se exponía, siguiendo el esquema del programa de Cuatroº "Callejeros", una problemática concreta. En el el que vi dicha noche se trataba un tema que me resultó interesante y del que ahora os hablo.

Exponían con varios ejemplos un doble problema: ancianos que vivían solos en sus casas y jóvenes estudiantes que no encontraban un piso para alquilar durante el curso. Me pareció fenomenal ver cómo se podía compaginar esta oferta-demanda.
Por un lado, existe la seguridad de que hay miles de ancianos que viven en sus casas (muchos de ellos encerrados) sin tener apenas relación con nadie y que ven pasar sus últimos días de una manera triste y gris. Esto en un país como el nuestro, del que se espera sea el más anciano en menos de 50 años, es algo preocupante a la vez que inquietante.
De igual manera, también se sabe que muchos jóvenes que inician fuera de su (hasta ahora) hogar familiar unos estudios superiores tienen dificultades para encontrar, y ya no digamos de alquilar, un piso.
Por eso me encantó lo que vi. Os cuento un caso concreto: una anciana vivía sola y no tenía familiares.Debido a una enfermedad no podía salir mucho a la calle por lo que una asistenta la visitaba 2 veces a la semana, lo cual era insuficiente. Por otro lado estaba un universitario que buscaba un piso barato y cerca del centro. Lo tenía difícil, pero encontró y vio que existía una manera de combinar ambas opciones: convivir con la anciana. De esta forma ambos ganaban: el joven encontró el piso que quería y la anciana la compañía y la atención que necesitaba.
Lo dicho, que me parece una muy buena medida que debería fomentarse más. Y lo pienso así porque además de matar estos dos pájaros de un tiro también se abarca otro tema: el respeto y la solidaridad con los mayores. Creo que gente que ha convivido con ellos sabe más cómo son y qué piden o quieren, sabiendo así cómo tratarlos.


P.D.: Me pareció un excelente trabajo de divulgación el del equipo de dicho reportaje, que desde aquí felicito porque abrieron la mente hacia nuevas formas de convivencia. Los tiempos cambian y con ellos las necesidades, hecho que nos hace adaptarnos de una u otra manera. ¿Qué opináis de esta opción? ¿Os atreveríais a formar parte de ella? ¿La veis viable?

Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: