lunes, 3 de enero de 2011

Mi carta a los Reyes Magos.

¡Hola!

Hace dos año compartí mi carta a los Reyes Magos en una entrada de este blog y, aunque el año pasado se me olvidó escribirla, este año me gustaría recuperar esta tradición que cada vez es considerada más de niños.


Queridos Reyes Magos...

Este año 2010 empezó sin haceros mucho caso porque ni siquiera os escribí, pero este año estoy de nuevo aquí, y no porque realmente necesite algo (que nunca viene mal alguna cosillas, no seré yo quien lo niegue), sino porque quiero recuperar ese niño ilusionado por las pequeñas cosas que, espero, aún viva dentro de mí.
Quizás el hecho de estar lejos estos últimos meses y volver a casa por Navidad me haya hecho sentir de nuevo esa conexión con mis orígenes que me ha hecho recordaros. Al fin y al cabo, cuanto más lejos estás de los tuyos, más cerca quieres estar, así de caprichoso es el ser humano, con esto y con todo.

Lo que os quiero pedir en esta carta no es nada material, porque la verdad es que con la cantidad de dinero que estoy gastando en mi estancia Erasmus en Dinamarca no creo que merezca nada. Considero un regalo que jamás podré devolver, porque estoy ganando experiencia de vida, emociones, vivencias, sentimientos... Y eso es algo que nunca olvidaré.
Este año me gustaría pedir por la gente de mi entorno que sé que no va a pediros nada. Me gustaría pedir salud para mis abuelos para que pudiera disfrutar de ellos cuando esté más tiempo en España definitivamente. Me gustaría pedir comprensión para mis padres, para que entendieran qué, cómo y por qué hago lo que hago en cada momento. Y también querría que mi hermano madurase un poco, que siendo mayor de edad ya se lo podríais haber regalado, que siempre es mejor detalle eso que cualquier otra cosa material que os pida. Con respecto a mis amigos, si les pudierais dar un toque de atención para hacerles ver que aún los necesito, que me preocupo por ellos y que quiero seguir teniéndolos cerca, me conformaría.

En definitiva, me gustaría que mi entorno fuera un poquito más feliz para poder serlo yo también con ellos. Creo que si se respira calma, tranquilidad y amor podré hacer frente a un futuro inmediato que aún no tengo nada claro, cosa que depende exclusivamente de mí y de mi suerte.
Por mi parte, nada más, salvo que tengáis un buen viaje y no se os olviden cumplir los deseos de quienes más los necesitan.



P.D.: Este año estará lleno de incertidumbres, sobre todo en el marco académico-profesional, y sólo espero tener a la gente que quiero cerca para que me den su apoyo en la decisión que tome. ¿Qué cosas les pediríais en vuestra carta? ¿Sois más de Papá Noel o de los Reyes Magos? ¿Hay algún deseo que llevéis esperando durante mucho tiempo?

¡Cuidaos!