miércoles, 9 de julio de 2008

Esta no es Zaragoza.

¡Hola corazones!

Hoy he aprovechado una visita a la ciudad que alberga la Expo 2.008 para conocerla y sorprenderme por los cuantiosos cambios que ha sufrido. Hacia ya tiempo que no me pasaba por algunos rincones ahora totalmente diferentes.

He podido comprobar nuevas tecnologías y nuevos diseños, más modernos y actuales, en los alrededores de la Estación Intermodal "Delicias Zaragoza". Ese es el lugar desde el cual mi fascinación ha nacido y ha ido creciendo conforme averiguaba y descubría nuevos espacios antes tapados por vallas de obra.
Y es que ha sido espectacular el cambio que en mi opinión ha experimentado Zaragoza con la excusa de la Expo. Plazas enormes, numerosas y lustrosas fuentes, paseos por doquier, grandes avenidas... Todo eso lo han ganado los ciudadanos y sólo por eso ya merece la pena todo el reembolso inicial. Si a pesar de las cuantiosas obras, los innumerables obstáculos a salvar y finalmente salvados, los retrasos y las molestias acumuladas día tras día y que hoy en día se siguen viviendo se consigue con este proyecto (que lleva el envoltorio de Exposición Internacional y como tema el agua y el desarrollo sostenible) se consigue mejorar la ciudad en infraestrucutras y servicios y equipararla a otras ciudades españolas de su misma cantidad de habitantes, habrá merecido la pena.
Esperemos que el dinero no se termine cuando la Expo cierre oficialmente al público y con él se pueda seguir mejorando la ciudad en algunas áreas de acción que no se han atendido tanto, como es el centro, el interior de la ciudad. Y no sólo eso, sino que además se pueda dar abasto para mantener todas las zonas verdes que se han habilitado para aumentar la calidad de vida del ciudadano. Si todo consigue llevarse de una manera equilibrada y sosegada a buen puerto, Zaragoza será ejemplo claro de lo que una organización de estas características puede otorgar a la sede que la acoge, queriendo de este modo un evento para sí otras poblaciones.

Para despedirme, os dejo un enlace a una entrada del "Blog de Koky" muy interesante con muchísima información acerca de cómo se inició todo este cambio. Se remonta a 1.998 para explicarlo absolutamente todo. No os canséis, pero leedlo, que está muy trabajado.



P.D.: Sin duda, creo que ha merecido la pena la Expo, pero confío en que siga mereciéndolo para seguir transformando y conservando a la vez Zaragoza. ¿Qué opináis vosotros de este cambio de la ciudad? ¿Creéis que es bueno o malo? ¿Pensáis que hay cosas por hacer aún?


Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: