viernes, 4 de julio de 2008

El lío de la corbata.

¡Hola corazones!

Ahora que viene el calor y que los altos cargos deben seguir yendo bien vestidos para cualquier acto, resulta que un hombre desafía el protocolo; y todo por ahorrar. Es la noticia de estos días: El ministro de Industria Miguel Sebastián no viste con corbata en el Congreso.

Todo empezó cuando el ministro decidió ser coherente con su medida, que permite a los funcionarios de su ministerio no llevar corbata en los actos no oficiales, tras regular la temperatura de las instalaciones a 24º para concienciar sobre el uso del aire acondicionado en verano. El Presidente del Congreso, José Bono, al ver que éste aparecía sin dicha prenda, le ha facilitado una, siendo rechazada por el ministro de Indutria. Y le respondió a Bono con otro regalo, un termómetro, para que pueda tomar la temperatura del hemiciclo y sea consciente de que hay que subirla porque es "excesivamente baja". Sebastián prometió al presidente de la cámara que se pondrá la corbata a partir de octubre.
Por su parte, el ministro de Trabajo e Inmigración,
Celestino Corbacho, se ha solidarizado hoy con Sebastián y, tras participar en un acto oficial, se ha quitado la corbata y se ha desabrochado el primer botón de la camisa, tras exclamar "¡y lo bien que se está!". Corbacho ha afirmado que a partir de la semana que viene no usará más la prenda, que no da "más seriedad".
Mi opinión está totalmente del lado de Sebastián
, pues creo que hace muy bien no llevando corbata y hasta cogiendo el metro para ahorrar y no contaminar dando ejemplo a la ciudadanía, como cargo público que ocupa. Me parece una idea muy buena, y nada tonta, de ahorrar energía en verano, simplemente haciendo un gesto tan simple como es no llevar corbata.



P.D.: A la espera de nuevas tendencias en el hemiciclo, cerramos esta edición. ¿Qué os ha parecido este circo montado alrededor de una prenda de vestir? ¿A favor de quién estáis: de Sebastián o de Bono? ¿Habríais reaccionado igual en el caso de ocupar un puesto en el Congreso?

Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: