domingo, 29 de junio de 2008

España en la final de la Eurocopa.

¡Hola corazones!

Yo de temas futbolísticos no entiendo prácticamente nada, empezando porque no me resulta interesante este deporte en concreto ni me ha atraído nunca. Al margen de esto, no quisiera desvincularme de esa gran lista de medios que está comentando el paso del equipo español de fútbol por la Eurocopa de este año, que organizan Austria y Suiza.

Fueron 16 los equipos que comenzaron hace unas semanas el camino para alzarse como campeones de Europa, divididos en 4 grupos de los que se clasificarían 2 de los 4 países.
Todo el mundo conoce a esta alturas que la selección española nunca tuvo problemas en esta primera fase, por lo que no los ha tenido tampoco esta vez. A partir de ahí, el pase de cuartos y de semifinales era más complicado. Pero este año es diferente: España lleva un buen equipo, unido y fuerte en su conjunto, que ha permitido que lo que se escribiese en la prensa deportiva, y no sólo deportiva, acerca del domingo y del jueves pasados sea ya Historia. España rompía el maleficio de "pasar de cuartos" frente a Italia, en un partido emocionante hasta el final, y hace 3 días arrolló también a Rusia por segunda vez, consiguiendo el pase a la final de la Eurocopa 2.008.
Como ya he dicho, no conozco el deporte rey de nuestro país, por lo que no sabría decir mucho sobre la actuación española en el campeonato europeo. Lo que sí querría comentar es el tremendo impacto social que estos enfrentamientos deportivos están causando en todo el país.
Socialmente, España es un país de fútbol. Siempre ha sido este deporte el que a más masa ha movido y por el cual más noticias ha habido, en el tema deportivo. Generalmente malas, a pesar de insistir los expertos en el tema de que la liga española es de las mejores del mundo, pero que cuando se trata de competiciones internacionales perdemos fuelle.
En este sentido, Cuatroº ha hecho muy bien en apostar por un contenido audiovisual de gran tradición en este país como es el fútbol. Muy buenas audiencias le está dando a la cadena de Sogecable estas retransmisiones, que ha heredado la preferencia por los deportes y en concreto por el fútbol, aunque con un acento no tan marcado como laSexta.
De hecho, en cuanto a audiencias se refiere, los penalitis del partido de clasificación para la semifinal de España en la Eurocopa fue el programa más visto de la Historia de este país, desde que apareciesen las cadenas privadas en el 90. Más de 15 millones de espectadores y un 77,5% de audiencia media avalan el hecho. Con casi 13 millones de espectadores y más del 70% de cuota de pantalla, el partido del jueves contra Rusia se colocó en el tercero de la lista, sólo por detrás del partido contra Italia y de las votaciones del festival de Eurovisión de 2.002. En esa ocasión, Rosa fue nuestra representante en el concurso musical europeo, que mantenía la primera posición con más de 14 millones de espectadores y un 85% de cuota media, cuota que sí es la más alta de momento.
Es muy importante pues, en mi opinión, que este tipo de victorias distraigan un poco a la gente, más ahora que empieza a torcerse la situación económica de muchísimas personas. Suben los precios, las arcas públicas se vacían a un ritmo trepidante y el paro crecerá progresivamente; esas han sido las 3 noticias que esta semana hemos podido confirmar, después de varias semanas sospechándolo. Por las preciosas imágenes que he podido ver una y otra vez por la insistencia de todos los medios de comunicación se puede decir que la gente está contenta y está viviendo con entusiasmo, esperanza y fe esta competición deportiva a nivel europeo. Y eso es lo importante de todo esto: la fuerte alegría puntual ante la incertidumbre del futuro.
Me gustaría resumirlo con una frase,
que seguramente use en la próxima entrega de la sección de "Frases a tener en cuenta", de A. Bougeards: "La felicidad junta, pero la desgracia reúne". Yo creo que la felicidad de ver a nuestro equipo representante de España funcionando tan bien y consiguiendo frutos nos está uniendo, que es lo que necesitamos cuando las cosas van mal.


P.D.: Pido disculpas a quien le molesten mis conclusiones, pero reitero mi poco conocimiento de ese mundo. Decir también que me alegro por la sociedad española en general pero también por los jugadores y por el resto del equipo. Y esta noche... ¡a ganar! ¿Cómo habéis visto? ¿Erais de los que creíais en la selección desde el principio o dudabais del equipo en sus inicios? ¿Creéis realmente que, este año, podemos?

Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: