lunes, 25 de octubre de 2010

Descubriendo Dinamarca II.

¡Hola!

Segunda entrada para la sección "Descubriendo Dinamarca" donde, como prometí, voy a ir conociendo mes a mes un poquito mejor el país que me está acogiendo en mi beca Erasmus.


En la entrada de hoy voy a hablar sobre el transporte público, ya que es algo diferente aquí, comenzando por su precio (aunque este tema está bastante generalizado), y continuando por su forma de gestión. Me centraré sólo pues en el tren y el autobús, pues querría hacer una entrada específica sobre la bicicleta más adelante.
Si decía al principio de la entrada que el sistema de gestión es un tanto peculiar es porque ambos servicios, tren y autobús, se complementan. Y es que utilizan un sistema de zonas administrativas que te permite al comprar un billete de tren utilizar el autobús urbano si ya has "pagado el peaje" propio de esa zona administrativa.
A través de la web Rejseplanen, una de las más utilizadas diariamente por los daneses, puede consultar u reservar tus billetes con un detallado itinerario (mapa incluido) y hora tan puntual que te sorprenderá. La puntualidad y la comodidad es algo que caracteriza al servicio de transporte de Dinamarca, como también su elevado precio y su diversidad de horarios y destinos, pues abarca toda la península de Jutlandia y las diversas islas que conforman este pequeño pero descentralizado y extenso país.
Afortunadamente existen unas tarjetas llamadas "Wild Card" que se utilizan para los viajes en tren y que te hacen un descuento del 50% en cada viaje que realizas. Deben pedirse en la web de la DSB, que es la gestora del servicio de ferrocarril en Dinamarca, y por 180 coronas danesas (unos 25 €uros) te llega en unos días, lo cual sin duda merece la pena porque se acaba amortizando.
Un tema a comentar también es que se pueden reservar asientos para tu itinerario pagando un poco más por el billete (unos 4 €uros más), y de esta manera sabes seguro que vas a poder viajar sentado. Más de una vez me ha tocado levantarme de mi asiento porque alguien lo había reservado. Por ello es mejor curarse en salud y mirar en la pantallita que hay encima del mismo si incluye un itinerario entre dos ciudades o si pone "Kan vere reserveret" (literalmente, "puede ser reservado").


P.D.: La verdad es que es curioso y bastante diferente a como se entiende el transporte público en España. ¿Qué os parece el sistema de transporte que tienen en Dinamarca? ¿Qué pegas le veis en comparación con el español? ¿Y qué mejoras debería tener el español con respecto al danés?

¡Cuidaos!

No hay comentarios: