domingo, 3 de agosto de 2008

Castilla y León, una comunidad entera por descubrir.

¡Hola corazones!

Recién llegado de mis vacaciones en Castilla y León, la más grande de todas las comunidades autónomas españolas, pero algo despejado y asentado ya de nuevo en casa, a continuación os voy a resumir mi visita a esta preciosa tierra estos últimos 8 días.


Empezando por Soria y terminando por Valladolid, y pasando por todas y cada una de las provincias y capitales de provincia que forman esta preciosa comunidad autónoma.
Primero, las ruinas de Numancia; luego la ciudad de Burgos, para quedar maravillado con su catedral, su castillo y con el mirador. Al día siguiente rumbo a León, para ver, además de ésta con su catedral y su casco histórico, muy animado y vivo; los pueblos de Astorga y Ponferrada, ambos muy bonitos. Quizás me gustó más Astorga, por tener además el palacio de Gaudí, arquitecto de mi devoción desde pequeño. Tras dos días allí, a Salamanca, quizás demasiado explotado, sabiendo que es destino de muchos extranjeros que quieren aprender nuestro idioma y además quieren aprenderlo bien. Todo, absolutamente todo, fantástico allí. También visité a su paso Zamora y Toro. Éstas, no tan explotadas como la ciudad de la cultura por excelencia en España, pero igualmente bonitas.
Después de 2 días, uno más en Ávila
para ver las murallas, tan bien conservadas y restauradas de la primera; y yendo también a Segovia, donde estaba el famoso y espectacular acueducto junto con el, para mí desconocido, Alcatraz de Segovia. Me alegré de descubrir algo más que una canalización romana, que siempre es objeto de tantas postales de esta ciudad.
Tras esto, ya hacia Valladolid,
donde eché de menos ese espacio alrededor de la catedral y de los demás monumentos, además de que parecía todo menos antiguo, probablemente por el incendio que originó un gran desastre hace ya un tiempo. Visité también Medina de Campo y Tordesillas, quizás esperándome más del segundo munipio, por ser lugar histórico de gran importancia, aunque la verdad es que valió la pena acercarse hasta allí. También me acerqué desde la que un día fue capital del país hacia Palencia.


P.D.: Como veo que la indiferencia reinó en el mini-concurso que organicé durante mi ausencia, creo que responderé también con ese mismo pasotismo ahora y no hablaré del concurso... ¿Habéis visitado ya esta preciosa comunidad? ¿Qué sabéis o conocéis de ella? ¿Preferís unas vacaciones en el interior o en la costa?

Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: