martes, 10 de agosto de 2010

Saber escuchar.

¡Hola!

En esta entrada voy a hacer una pequeña reflexión acerca de lo que entiendo por "saber escuchar", ya que hoy en día la sociedad está acostumbrada a oír pero no a escuchar, por no hablar de que algunos ni eso consiguen hacer.


En esta entrada de artevivir.com, web del siempre comprometido y critico Santi, nos expone los dos roles de una conversación: el que habla y el que escucha. Evidentemente, para llamarse "conversación" ambos papeles deben intercambiarse constantemente. Posteriormente advierte varias fases o niveles entre aquellos que escuchan, resumiendo finalmente que (aun siendo más difícil adoptar esta posición) resulta mucho más gratificante.
Sin duda estoy de acuerdo con lo que comenta y quizás por eso yo prefiero siempre antes escuchar que hablar. Pero saber escuchar es tan importante como saber hablar, y la verdad es que por lo general a la gente no se le da muy bien lo primero y, en contra de lo que muchos piensan, tampoco hablar. Como ya he dicho, yo soy de los que prefieren poner el oído a empezar a hablar sobre mí. Y es que de siempre he sido tímido y curioso, haciendo ambas facetas que me salga solo este comportamiento.
Hay ocasiones en que peco de exceso, pues me he encontrado en varias ocasiones en que la persona que me habla también quiere que yo hable y eso no termino de captarlo del todo bien. La verdad es que me cuesta mucho hacer nuevas amistades precisamente por esto, porque soy de pocas palabras y prefiero que me hablen. No es comodidad o vagancia, es más bien curiosidad por conocer bien a la otra persona unido a cierto miedo al rechazo, quizás. El caso es que siempre he dicho que yo hago amigos "con el tiempo, hablando, conociéndolos y dándome a conocer", en definitiva, "currándomelos". No es que el resto de gente haga amigos por doquier muy fácilmente, sino que tiene más facilidad de palabra que yo. Evidentemente el tiempo es el que determina el lugar de las personas que vas conociendo, y eso es muy similar en todos los casos.
Lo que quiero decir en esta entrada es que hay muchísimas ocasiones (y ya me lo han advertido muchas veces) en que debería de ser más abierto y exponerme más, hacerme más accesible a ser conocido. En definitiva, dejarme conocer un poco mejor. Es algo que intento cambiar poco a poco, pero la verdad es que no es fácil, y, por supuesto, depende de la persona que trate de concerme, del esfuerzo y tiempo que pierda o de cómo lo haga.


P.D.: Al final me he desviado un poco sobre el tema, pero básicamente he dicho lo que quería decir. ¿Qué es más fácil, escuchar o hablar? ¿Y qué es más gratificante para vosotros? ¿Os abrís fácilmente para ser conocidos?

¡Cuidaos!

No hay comentarios: