martes, 14 de junio de 2011

El surrealista final de mi carrera.

¡Hola!

Hoy mismo por la mañana he presentado mi Proyecto Final de Carrera en la VIA University Collegue, la universidad en la que he estado este año como estudiante de intercambio gracias al programa Erasmus. En esta entrada quiero contaros lo surrealista que fue mi fin de carrera, entendido éste como los momentos finales de ésta que he vivido hoy.


Y es que aunque la presentación de mi Proyecto Fin de Carrera debía haberlo realizado mañana miércoles 15 resulta que me lo cambiaron de fecha, concretamente a hoy, martes 14. Hasta aquí todo más o menos comprensible si al menos el cambio de fecha se hubiera producido con algo de tiempo y además se avisara de ello a todos los estudiantes, y más si es un adelante y no un retraso de la fecha.
El problema viene cuando es ayer, lunes13, cuando mandan por mail a todos los estudiantes este aviso del cambio de fechas y especialmente cuando no tuve Internet en todo el día. De hecho me enteré de este cambio gracias a que el propio casero vino por la mañana al minuto de haberme despertado yo de casualidad para decirme que me estaba esperando en la Universidad para que presentara mi Proyecto Final. Llamé al número que él mismo me proporcionó y, efectivamente, me explicaron que habían cambiado las fechas y que mi presentación era hace media hora.
A los 15 minutos me vinieron a buscar a la residencia de estudiantes en coche para llegar lo más rápido posible y, eso sí, son muchísimos nervios y una incredulidad pasmosa después de semejante noticia. Una vez llegué allí les expliqué el motivo de este contratiempo y dijeron que no lo tendrían en cuenta porque, evidentemente, no era culpa mía. Y da gracias de que el día anterior como no tenía Internet en todo el día, hice la presentación en PowerPoint.
Al final esto se quedará en una anécdota porque finalmente conseguí la meta que me había propuesto: conseguir un 10 sobre 12. Y es que no me negaréis que este final de carrera es, cuanto menos, surrealista.


P.D.: Definitivamente, cuando se lo cuente a mi madre se reirá de mí, lo sé. ¿Qué os ha parecido esta historia? ¿Es creíble? ¿Preferirías tener un final más normal o común o uno diferente e impensable?

¡Cuidaos!

No hay comentarios: