lunes, 20 de septiembre de 2010

Labordeta, el político querido.

¡Hola!

Durante todo el domingo entero y lo que lleva el lunes no paro de leer cosas sobre José Antonio Labordeta. Realmente sorprende ver la enorme magnitud que su muerte ha ocasionado no sólo en Aragón y entre la ideología más cercana a la suya, sino también por toda España y a todos los niveles.


Ha sido este artículo de "El País" sobre la repercusión de esta noticia la que me ha animado definitivamente a escribir algo acerca de este genial personaje, apodado cariñosamente "el abuelo" entre la clase política, pero que bien se merece el título de "el político querido".
Se pueden nombrar las mil y una profesiones y bondades que tuvo este hombre en su apreciada y exitosa existencia, pero la que yo quiero resaltar la que estamos viviendo ahora precisamente. No es fácil que tras la muerte de una persona conocida haya semejante avalancha de gente que quiere mostrarle su aprecio, y menos si esa persona se dedicaba a la política. Sí es cierto que no sólo era político, que también era conocido como cantautor, profesor e incluso presentador de televisión. Precisamente esto es lo que ha conseguido él, ser más que un político, ser quien quería ser en cada momento, dando lo mejor de sí mismo para los suyos. Y además no era un político más, y eso es lo que precisamente estos días se esta viendo.


Desde aquí querría agradecerle su esfuerzo y dedicación, porque además lo ha hecho muy dignamente y se ha hecho respetar y querer a partes igual, lo cual no es nada fácil. Creo que todos, no sólo los políticos, podemos aprender algo de él, y es a vivir como queramos, buscando siempre mejorar, y defendiendo lo nuestro aunque el enemigo nos supere en tamaño. Porque él, ante todo, fue un hombre sencillo, natural y transparente. Me ha gustado una se sus frases, que dice: "Yo no valgo para ser político porque digo la verdad".

Me gustaría añadirle a esta palabras en su memoria una canción suya que bien puede definir su manera de ser y la de muchísima gente (quizás por eso ha movilizado a más de media España), "Canto a la libertad":







P.D.: Con esta entrada tan sólo quiero sumarme a las miles de muestras de cariño, respeto y admiración que ya hay pululando por la web. Que descanse en paz este gran hombre del que tanto pudimos aprender. ¿Dónde os pilló a vosotros la muerte de Labordeta? ¿Qué imagen teníais de él? ¿Qué os parece cómo se ha volcado la gente espontáneamente?

¡Cuidaos!

2 comentarios:

Parmenio dijo...

Yo no pude evitarlo. Cuando me levanté y leí en los periódicos la noticia me salió de dentro dedicarle la entrada de ese día en mi blog. Creo que por encima de todo era un buen hombre. Y eso es lo mejor que se puede decir de nadie.

Un beso (con libertad)

Toni En Blanc dijo...

La demostración de la gran persona que era es el hecho de ser respetado y admirado desde la izquierda y la derecha.

Saludos