miércoles, 18 de marzo de 2009

Gracias, sin más.

¡Hola corazones!

Hoy voy a publicar pedazo de texto que me ha emocionado mucho. Quizás es por el momento, quizás por el mensaje del mismo... No lo sé; pero lo quiero dar a conocer.

He de agradecer a una estupenda persona que estoy conociendo poco a poco la publicación de este texto en su blog, porque de ahí lo he sacado. Expresa perfectamente lo que he sentido desde hace unas semanas ya y, aunque sea "consuelo de tontos", ayuda. Por ello, muchas gracias.
Espero que os guste tanto como a mí:



Vi la realidad:
el paso de las semanas
se va haciendo hueco;

fluye el aire y a traviesa la garganta.
Sí,
suave y sin alteraciones.

No sé ni expresarme:
no es nada, pero es todo.
En la soledad de mi cuarto
me falta el abrazo, la caricia y el beso.
Me siento como una montaña rusa.
Mi vida pasa entre personas
que les da igual mis sentimientos,
pero yo los tengo.
Sí,
no soy de cartón.
El sábado soñé demasiado,
pero el domingo he soñado aún más.
Un simple detalle puede convertir
a una persona en feliz.
Mis ojos lloran
y mi corazón se resiente.
Sí,
también esta dolorido,

también está a la espera de esa obra,
una obra sencilla.
Pero se va muriendo con el paso del tiempo...

Un simple beso es suficiente para curarla.


En mi caso no fue un beso sino una conversación que tuve la que curó mi estado de ánimo. Ahora más que nunca sé que no elegí mal al caer en la red de mi "primo", que realmente es más lo bueno que lo malo y que en mi balanza (y espero que en la suya también) pese más eso que cualquier otra cosa. Dicen que "lo que no mata hace más fuerte" y yo quiero creer que así será. Es más, creo que así es; y confío en que algún día lo aprendido hoy, sin querer, me sirva en el futuro.
Mi corazón está aun así apenado porque la respuesta no es la que ese egoísta y caprichoso órgano quiere, pero mi mente me pide estar tranquilo, sereno, convincente más que nunca de lo que soy y de cómo soy. Y al fin y al cabo es a la razón a la que debo obedecer, porque es la que dirige el día a día de la mejor manera que debe fluir. Porque a veces el corazón nos falla, sin querer, claro está.
Gracias, sin más, por su máximo respeto hacia mí y por saber explicármelo perfectamente, eso es lo que ahora llena mi mente y mi corazón. Creo que no existen palabras que abarquen este sentimiento, así que... mejor que lo haga Mirela.



P.D.: Ya ha pasado un año y, casi como pronosticado, ésta canción viene de perlas para aglutinar el sentimiento de agradecimiento y a la vez el aniversario cumplido. ¿Os habéis sentido como en el texto alguna vez? ¿Ha durado mucho ese "viaje en la montaña rusa"? ¿Cuál creéis que es la mejor solución: salir de la atracción o aguantar hasta el final del trayecto? Hasta pronto corazones.

1 comentario:

tbc dijo...

hola yogoloro, fue ayer cuando entre en tu blog y diras y como ha entrado si no podia entrar, si verdaderamente no podia entrar pero desde el portatil, por casualidades pues desde el pc de sobremesa si me dejaba entrar, cuando lo vi me quede un poco.. nose extrañado, y lo tuve que leer otra vez, no habia visto tu cometnario en el post, y la verdad me alegro que te sintieras tan identificiado, la verdad que cuando escribi eso estava muy mal, tirado por los suelos, lo escribi muy rapido, y creo que por ello nacieron tantos sentimientos, recuerda donde estoy, y que aunque nos vallamos conociendo poco a poco, creo que eres una gran persona, y un gran amigo, por eso quiero decierte que mil gracias y que me tienes aqui para lo que quieras.

un gran beso de tbc