domingo, 12 de octubre de 2008

Ofrenda del 50 aniversario pasada por agua.

¡Hola corazones!

Tal día como hoy, la entrada en este blog no podía estar más relacionada con Aragón y la actualidad: comentaré pues cómo ha ido la tradicional ofrenda de flores a la Virgen del Pilar, acto que este año cumplía 50 años. Y es que este tradicional acto comenzó en 1.958, cuando participaron en él unas 2.000 personas, y duró alrededor de dos horas, nada que ver con las de los últimos años.

Como bien recoge "Heraldo de Aragón" en su edición digital, a
las 7:30h daba comienzo la ofrenda, siendo el colorido de los trajes regionales y las flores los que alegraban las calles de Zaragoza, ya que el sol no tenía muchas ganas de salir.
"Muchas familias y niños en sillitas recorrían, despacio, la calle que baja hasta el Paseo de Echegaray y Caballero hasta llegar al Pilar", mientras que "en el paseo de la Independencia las cosas iban muy organizadas". La lluvia no quiso perderse el aniversario de la ofrenda e hizo su aparción pasadas las 11:15h de la mañana. La larga procesión de oferentes con los trajes regionales agilizó el paso con la primera tormenta y se mostró encantada cuando las gotas dejaron de caer. Sin embargo, pasadas las 13:15 de la mañana cayó con más fuerza otra dejando las calles casi desiertas.
Un total de 370 grupos han participado este año en el acto, que debido al mal tiempo no se ha podido realizar la ofrenda aérea del Real Aeroclub de Zaragoza, cuyas avionetas han sobrevolado la plaza del Pilar al mediodía. Hasta la mitad de la tarde no se dio por finalizado el acto y finalmente la Virgen del Pilar pudo lucir un manto tejido con los millones de flores que decenas de miles de personas habían depositado a sus pies en el cincuenta aniversario de la ofrenda a la patrona de la Hispanidad.
Como anécdota, destacar el hecho de que el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, participó a las 9:00h en una ofrenda fluvial, que se ha realizado por primera este año, después de que este verano se inaugurara la navegación a través del Ebro a su paso por la capital aragonesa.


P.D.: A mí personalmente me encanta este acto porque al fin y al cabo simboliza una unión de todos los zaragozanos y aragoneses, cosa que me parece preciosa. ¿Qué os parece este evento tan religioso como popular y masificado? ¿Os gusta? ¿Creéis que es más tradición que fervor o fe hacia la virgen?


Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: