martes, 30 de septiembre de 2008

La ilusión de un niño.

¡Hola corazones!

Este pasado fin de semana pude conocer la increíble y emocionante capacidad que puede llegar a tener un niño. Había conseguido, en los años 90, mover y convencer a cientos de personas para ayudar a otros niños menos afortunados que él.

Era la historia de un niño, Ryan Hreljac, que con sólo 6 años ya se preocupó porque los niños de África pudiesen tener un pozo del que obtener agua potable. Su grito de que "Toda persona en el planea merece agua potable, y una voz puede marcar mucha diferencia".
Fue en 1.998, cuando en clase su profesora habló de la problemática que existe en África con el agua, causa de la muerte de muchos niños. Esto le preocupó mucho al pequeño Ryan, por lo que decidió trabajar durante 4 meses para ahorrar 70 dólares, los que creía que valdría construir un pozo para que una aldea tuviese ese derecho de agua potable. Fue a una ONG y le dijeron que un pozo costaba mucho más que eso, pero eso no le detuvo. Más bien al contrario, organizó un gran mercadillo en su colegio para poder recaudar más dinero y conseguir ayudar al mayor número de niños posibles. Poco a poco, su historia y su proyecto fue ganando popularidad y cada vez más gente participaba del mismo.
Ahora, una fundación tiene su nombre, Ryan's Well Foundation, gracias a la cual muchos niños necesitados pueden tener lo esencial para poder vivir: agua potable. Ya se han construido gracias a este proyecto 432 pozos en 15 países diferentes, dando servicio a 577.640 personas, todo un logro para un menor de edad.



P.D.: A mí me emocionó como nunca conocer la historia de este pequeño gran corazón, que había mostrado mayor sensatez y solidaridad que la gran mayoría de los adultos que le rodeaban. ¿Conocíais esta increíble historia? ¿Os ha gustado? ¿Qué opináis del niño bienintencionado?

Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: