martes, 16 de diciembre de 2008

Hablar o callar.

¡Hola corazones!

Últimamente no sé si es mejor hablar o callar, puesto que querría decir muchas cosas y sin embargo no sabría qué ni cómo decirlas. Otras veces querría callar, porque no que puedo aportar no mejoraría el silencio o bien lo empeoraría.

Estos días en que estoy algo ocupado por los exámenes que me hacen terminar el año estudiando, estas semanas en las que tanto me he quejado de la situación que me rodeaba, estos meses en los que me he ido dando cuenta de que el protagonista soy yo y precisamente ese pronombre personal es el que debe actuar... No soy muy bueno escribiendo y menos cuando se trata de reflejar mis sentimientos, quizás por eso sigo dudando entre hablar o callar.
Por eso creo que es mejor copiar un texto precioso que he encontrado por ahí. Espero que lo disfrutéis:



HABLAR oportunamente, es acierto.
HABLAR frente al enemigo, es civismo.
HABLAR ante una injusticia, es valentía.
HABLAR para rectificar, es un deber.
HABLAR para defender, es compasión.
HABLAR ante un dolor, es consolar.
HABLAR para ayudar a otros, es caridad.
HABLAR con sinceridad, es rectitud.
HABLAR de si mismo, es vanidad.
HABLAR
restituyendo fama, es honradez.

HABLAR aclarando chismes, es estupidez.
HABLAR disipando falsos, es de conciencia.
HABLAR de defectos, es lastimar.
HABLAR debiendo callar, es necedad.
HABLAR por hablar, es tontería.
HABLAR de Dios, significa mucho amor.


HABLAR O CALLAR


CALLAR cuando acusan, es heroísmo.
CALLAR cuando insultan, es amor.
CALLAR las propias penas, es sacrificio.
CALLAR de si mismo, es humildad.
CALLAR miserias humanas, es caridad.
CALLAR a tiempo, es prudencia.
CALLAR en el dolor, es penitencia.
CALLAR palabras inútiles, es virtud.
CALLAR cuando hieren, es santidad.
CALLAR para defender, es nobleza.
CALLAR defectos ajenos, es benevolencia.
CALLAR debiendo hablar, es cobardía.



P.D.: Mientras tanto, el tiempo pasa, y yo sigo con la duda. ¿Os ha pasado alguna vez a vosotros? ¿Cómo os sentíais? ¿Os ha gustado el texto?

Hasta pronto corazones.

No hay comentarios: