lunes, 23 de julio de 2012

TubeEspaña 2012 a través de mis ojos.

¡Hola!

Tal y como hice el año pasado tras el encuentro de "TubeEspaña 2011", me dispongo a continuación a tratar de resumir esos días de tantísima emoción y alegría que viví en Sevilla gracias a este encuentro.


Si el año pasado fue Madrid, este año sería la capital andaluza la que vería nuestras caras de ilusión al vernos por primera vez y compartir tan gratos e inolvidables momentos. Mi viaje comenzó ya el miércoles por la tarde viajando en avión de nuevo con mi eterno compañero de viajes al que le debo muchísimo.
Ya en el aeropuerto nos estaba esperando una de las personas que el año pasado nos recogió a ambos y que se llevó mi primer gran abrazo porque tenía muchísimas ganas ya que esto comenzara. Nos llevó al albergue en su coche, comprobamos que a las 7 de la tarde hacían 47 grados y una vez llegamos y desempaquetamos todo llegó la secretaria de la Asociación junto con su pareja y también cargo de la Junta para organizar las habitaciones que íbamos a invadir 120 personas ese fin de semana. Por la noche dimos una vuelta por el centro para tapear un poco y volvimos al albergue con la ilusión puesta en los paseos que a la mañana siguiente teníamos que darnos para conocer un poco esta hermosa y calurosa ciudad.
Como he dicho, el jueves 19 lo invertimos en el centro visitando sus calles y monumentos más típicos, a pesar de que el destino no quería que encontrásemos la escondida oficina de turismo para conseguir un plano decente. Esa misma mañana había concretado una entrevista para el canal colaborativo "SpanishQueens" del que formo parte a la presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía, con anécdota incluida en la que casi pierdo las preguntas preparadas para dicha cita pero que finalmente encontré de nuevo y todo fue de maravilla.
Después de comer decidimos pasar al otro lado del Guadalquivir para ver un poquito el barrio de Triana, también la Cartuja y de paso subir hasta el parque temático de "Isla mágica" y el puente de "La barqueta", todo esto bajo un sol de justicia y con una insensatez en el cuerpo que nos hizo volver al albergue ya a las 5 de la tarde empapados en sudor y en taxi. Allí ya habían llegado algunos adelantados que, como nosotros, pasarían también la noche de antes en el albergue y a las que saludé con abrazos no tan fuertes como hubiera deseado gracias al sudor que recorría mi cuerpo.
A la mañana siguiente nos levantamos temprano para empezar a preparar todo lo necesario para que las charlas del viernes se desarrollaran como era de esperar, todo eso mientras estaba controlando y atento a las llegadas de la gente, tarea que acepté con mucho gusto sin saber lo complicado que podría llegar a ser. Hasta ese momento de obligación y responsabilidad lo viví con mucha alegría y emoción a pesar de ser un trabajo no muy duro pero si costoso en el tiempo dada la cantidad ingente de cosas a preparar.
Llegó la hora de comer y parece ser que sin querer nos pusimos de acuerdo en ir a comer a un restaurante chino cercano pues acabamos llenándolo para sorpresa de los propietarios y de las pocas personas que estaba allí. Por la tarde comenzaban las charlas programadas mientras seguía llegando más gente en función de sus ciudades de origen y posibilidades de transporte y fue entonces cuando recibimos la noticia totalmente inesperada de que el "hastag" que estábamos usando, #TE12 había conseguido hacerse "Trending topic". Increíble. ¡Hasta la noche no llegó la penúltima persona, nada más y nada menos que la mismísima presidenta! Y esa noche ya se mantuvo ese buen ambiente en el botellón que se hizo enfrente del albergue, donde pude sociabilizar más la gente.
Al día siguiente tocaba ir a la estación de tren a por la última asistente mientras el resto se dirigían andando al centro de Sevilla, concretamente a Plaza de España, para hacer un "Photo book" oficial en el que cada provincia estuviera representada con los "vloggers" asistentes, algo no tan fácil pues aún quedaron provincias sin asistentes presenciales. Tras eso, la foto oficial del encuentro con todos nosotros y para la Calle Sierpes para hacer una edición más el tradicional "Frozen", que si el año anterior lo hice con un grandísimo amigo, este año al no estar él decidí hacerlo con otro excepcional amigo al que tenía muchísimas ganas de conocer. Aparte de esto también hubo cantos, carreras al grito de "¡Que viene el toro!" y sobre todo mucho calor, todo ello soportable por lo bien que nos lo estábamos pasando y por la insuperable compañía.
Por la tarde, después de comer, había más charlas programadas, igualmente muy interesantes e incluso bastante participativas, como fue el caso de la primera Asamblea de socios. Parte de la gente prefirió no asistir a estas charlas a pesar de su interesante contenido y es una pena porque, aunque sí es cierto que es preferible una convivencia más alargada en el tiempo, no dejan de ser muy útiles estas cosas que había preparadas.
La noche del sábado fue para ir, después de un pequeño despiste en el recorrido de ida, a la discoteca donde teníamos reservadas algunas copas. El sitio era espectacular, había buena música, la compañía seguía siendo inmejorable a excepción de la ausencia de los menores que por temas legales no podían entrar y el buen rollo seguía presente. Hubo momentos entonces para acordarse de quienes no podían estar con nosotros, también otros momentos de cierto apagón pensando en el día siguiente y otras cosas que me reservo para mí pues, como bien dice el refrán, "lo que pasa en TubeEspaña se queda en TubeEspaña".
Como todo lo bueno se acaba, llegó el domingo por la mañana y ya en el desayuno empecé a pensar en ello y las primeras lágrimas inundaron mis mejillas. Era algo inevitable y este año tenía claro que iba a llorar sí o sí porque éramos muchos más y había encontrado a gente maravillosa allí. Quien me conozca sabe de sobra que éste es mi momento preferido de toda la convivencia porque es donde se resume todo lo vivido, todo ese compañerismo y buen rollo que ha monopolizado el albergue ese fin de semana y donde explota esa mezcla de pena por no volvernos a ver unido a la alegría por haber vivido eso.
Un año más he intentado hacer un resumen más extenso y concreto porque de nuevo es imposible grabar todo lo que se puede llegar a vivir en tan sólo dos días y pico, y mucho menos captar el enorme e intenso sentimiento que se respiró. Me alegro muchísimo de haber aportado mi granito de arena a este evento y también de haber compartido algunos momentos con todas las personas que pude, aunque evidentemente me quedé con las ganas de pasar más tiempo con algunos y de conversar con otros con quien ni hablé. Por mi parte, tan sólo puedo decir que espero veros a cuantos sea posible en TubeEspaña 2013.


P.D.: El año pasado prometí hacer más quedadas puntuales en ciertas ciudades y lo cumplí en un par de ocasiones, así que este año que queda hasta el próximo encuentro oficial espero poder repetirlo si el dinero me lo permite. ¿Qué tal os pareció TubeEspaña 2012? ¿Superó vuestras expectativas? ¿Podríais quedaros con un momento concreto para recordarlo por aquí?

¡Cuidaos!

No hay comentarios: