martes, 2 de enero de 2018

Mis propósitos para este año 2018

¡Hola!

En estas fechas tan señaladas en las que todos hacemos balance de lo bueno y malo acontecido en nuestras vidas en los últimos meses (yo lo hice hace unos días aquí mismo), he querido continuar con esta tradición en mi blog y en esta entrada quiero compartir con vosotros mi lista de buenos propósitos para el 2018 para, a la vez, hacer autocrítica con respecto a los objetivos que me marqué hace doce meses.


Este año que ya se acaba ha sido la consagración de lo que llevaba buscando desde hacía mucho tiempo. Terminar mi segunda carrera universitaria, encontrar trabajo como ingeniero, independizarme económicamente y asentarme en Francia ha supuesto, por fin, una estabilidad y un cambio de etapa en mi vida. Ahora que los 30 se acercan y que las personas con las que he crecido no están tan cerca y van haciendo cada uno su camino es cuando me doy cuenta de lo verdaderamente valioso que hay en la vida y de lo rápido que pasa el tiempo. Sin duda, estos últimos doce meses me han servido para madurar y afirmarme en mi apuesta por mi propio destino; he sentido orgullo por haber llegado a la meta que me había marcado; y hoy ya puedo decir alto y claro quién soy, de dónde vengo y dónde quiero ir.
Y a la hora de hacer balance de los proyectos que me "auto impuse" el año pasado, pues no ha ido nada mal puesto que he logrado una nota de 6,5 sobre 12: encontré trabajo como ingeniero, pude por fin instalarme y proyectarme en Francia, soy menos exigente conmigo mismo y me doy más caprichos, hago deporte semanalmente, he empezado a pintar de vez en cuando y leo más (aunque no haga reseñas). Me faltó poder viajar más, pero evidentemente cuando no trabajas no tienes dinero y cuando lo haces no tienes tiempo, así que era de esperar que no pudiera satisfacer mis ansias de conocer tres nuevos destinos este año 2017. Tampoco me he lanzado a aprender chino mandarín ni lengua de signos, como dije, pero a cambio he podido aumentar y validar mi nivel de francés (no así mi inglés, que sigue cayendo en el olvido, desgraciadamente). Con respecto a YouTube y a este blog, mi intención es seguir manteniéndolos con algo más de frecuencia que últimamente y lanzarme, en mi canal en francés, en la realización de vídeos más espontáneos que los que he realizado este año.

A continuación quiero continuar la tradición de este blog en estas fechas y compartir mis buenos propósitos para este año. Lo haré siguiendo la canción "Doce deseos y un año más" de Rosa, otra tradición más, resumiéndolos en 12 proyectos o planes concretos que querría tener cumplidos cuando finalice el año:
01. Seguir aprendiendo y desarrollándome como ingeniero. ¿Os he dicho ya que me encanta mi puesto, mi empresa y el ambiente de trabajo que hay? Pues precisamente por eso quiero perseverar y demostrar que no se han equivocado conmigo, que aún me queda mucho por aprender pero que con motivación y entusiasmo todo puede lograrse. Y mi idea es esa, exprimir al máximo cada una de las misiones y tareas que tengo que hacer para evolucionar al máximo.
02. Llevar una dieta equilibrada. Ahora que parece que he logrado tener cierta costumbre y frecuencia en hacer deporte en el gimnasio toca atacar también el tema de la alimentación. Se trata simplemente de complementar lo que exteriormente estoy construyendo, tranquilo y sin prisas ahora que puedo, para poder acostumbrarme a llevar una vida más sana.
03 Mejorar mis habilidades culinarias. En cierto modo es la continuidad del deseo anterior, pues para ello hay que conocer mejor los productos y las distintas técnicas de cocina. Ya hace tiempo que me he puesto a descubrir y evolucionar en cuanto a postres y pastelería se refiere, pero ahora me gustaría, además de continuar con ello, ampliarlo a los platos de todos los días también.
04. Iniciarme en el yoga. Y como no hay dos sin tres, y además es algo en lo que llevaba tiempo pensando, creo que estoy en el buen momento de intentar introducir una rutina de relajación personal cada semana. Mi objetivo es poder dedicar media hora de mi tiempo a mí mismo, al menos un par de veces a la semana, e ir ampliando según vaya sintiéndolo. No me siento especialmente estresado en mi trabajo (al menos no cuando salgo de él, desconecto bastante bien en cuanto cruzo la puerta de la calle) pero eso no significa que no quiera aumentar mi bienestar interior aprendiendo técnicas específicas para ello.
05. Hacer voluntariado. Desde que me cambié de ciudad por causas laborales he estado buscando una asociación en la cual invertir mi tiempo, pero todavía no he encontrado ninguna que me llame especialmente la atención. No tengo prisa pero sí siento que es algo que me falta, algo que forma parte de mí, pues siempre lo he considerado una parte importante en mi vida y en mi personalidad y es algo que echo de menos desde hace unos años que espero recuperar pronto.
06. Ir a Eurovisión 2018 en Lisboa. Dos oleadas de venta de entradas han salido ya y por el momento no he conseguido hacerme con la mía, pues a la media hora se acaban todas. Pero es el gran proyecto de este año, una semana en la capital portuguesa con la excusa de vivir el festival al 100% (más que una excusa es un verdadero sueño a cumplir) para poder visitar de paso algunas ciudades de nuestro país vecino. Crucen los dedos por mí pues no será fácil.
07. Volver a enamorarme de la Navidad en Estrasburgo. Desde que estoy en Francia ésta es una de las ciudades que más me llama para visitar algún día. Pero no cualquier día, preferiblemente en las vísperas de Navidad para ver todo ese universo mágico que viste todas las calles. Este año era muy pronto para ir, demasiado precipitado todo, pero ya he hablado con una amiga para organizar alguna escapada para las próximas fiestas.
08. Hacer una escapada en Francia y un viaje en el extranjero. Incluyendo o sin incluir los dos deseos anteriores, porque independientemente de Lisboa y Estrasburgo me gustaría poder viajar en 2018. No puede ser que no me haya movido en todo el año 2017, ¡es imperdonable para mí! Tengo varios destinos pendientes dentro de Europa, como pueden ser las tres repúblicas bálticas (Estonia, Letonia y Lituania) o la zona de los Balcanes, que me llaman mucho; pero también hay otros países no europeos que me gustaría visitar, aunque sé que no será el próximo año porque también hay que tener en cuenta el presupuesto adecuado para ello.
09. Guardar mayor contacto con la gente que me quiere. Es cierto que cada uno hace su vida y así debe ser, pero estas fechas me permiten volver a ver a gente con la que parece que el tiempo no ha pasado desde la última vez que los vi (y os recuerdo que hacía un año entero que no volvía a casa) y me hace recapacitar sobre la suerte que tengo de que esto sea así. No es que me sacrifique mucho por mantener viva la llama de la amistad, que siempre corre más riesgos de perdurar desde la distancia, algo que antes no descuidaba lo más mínimo. Quiero acercarme y preocuparme más por "los míos" en este 2018, porque al final lo único que nos queda son las personas con las que has vivido momentos inolvidables.
10. Mantener mis redes sociales. Quizás la diversificación de canales (Blogger, Twitter, YouTube, Instagram, ...), además del hecho de haber aprendido más a vivir el momento que a compartirlo, hace que no pueda dedicarle suficiente tiempo a ellas. Es algo que querría revertir y que viene, en parte, a reforzar también lo que acabo de decir de guardar contacto. Mi apuesta por este blog que ya tiene más de 10 años debe ser más clara, y lo mismo debería verse con mis canales de YouTube, que querría potenciar próximamente con contenidos complementarios a los tradicionales.
11. Leer más. Este año 2017 he conseguido volver a retomar este placer de la literatura pero me gustaría poder desarrollarlo más aún en los próximos meses. No me marco ninguna meta cuantitativa, pero sí cualitativa, y es que los temas que suelen apasionarme no son aquellos que inundan las librerías ni las estanterías de "los más vendidos". Quizás por eso me es más difícil devorar libros sobre ensayos de economía, filosofía, psicología o, incluso, ingeniería. Las novelas que cuentan historias inventadas nunca fueron para mí...
12. Recuperar el inglés y el portugués. Si en años anteriores me propuse aprender la lengua de signos y el chino mandarín (cosa que sigo teniendo en mente pero que he aplazado para ser un poco más realistas esta vez), en esta ocasión quiero ser algo más humilde y me propongo simplemente recuperar los niveles de inglés y de portugués que tenía antes de visir en Francia. Es una pena que se pierdan con tanta facilidad los idiomas que no practicas, así que tengo un esfuerzo suplementario que acepto encantado.


P.D.: Dentro de un año, como siempre, analizaremos los avances de estos compromisos, de momento yo os deseo un año repleto de momentos y personas irremplazables. ¿Qué propósitos os marcáis para este 2018 vosotros? ¿Qué balance le sacáis a los que os propusisteis el año pasado? ¿Acaso compartimos alguno?

¡Cuidaos!

No hay comentarios:

Ir Arriba

◦°○º•₪ﺸ »--(¯`v´¯)-» ĎعĴάмє ðΐ§ρä®άя†€ ÅL ¢Θr@ZºИ «-(¯`v´¯)--« ﺴ₪•º○°◦