lunes, 2 de enero de 2017

Mis propósitos para este 2017

¡Hola!

Si hace unos días compartí una entrada haciendo balance de lo que el 2016 me ha acontecido, cumpliendo así con una tradición desde hace años, esta vez toca seguir con otra costumbre en mi blog como es la de escribir los buenos propósitos para el 2017 y hacer autocrítica con respecto a los que me marqué hace doce meses para ver si los he cumplido o no.




Si tuviera que buscar un adjetivo para calificar este año 2016 que ya ha pasado sin duda sería el de "optimista". Y no es tanto porque me haya dado motivos o resultados concretos que me animen a serlo, sino más bien por el cambio de mentalidad que he ido experimentando conforme pasaban los meses en Francia. Creo firmemente que hice bien en tomar la decisión de "huir de todo" y empezar desde cero en otro país, pues me ha hecho reencontrarme con mi yo aventurero, curioso, esperanzador y relativista. Retomando la idea del cambio de actitud, tengo la certeza de que es nuestra visión del mundo y el adaptarnos a él lo que nos puede hacer más felices y no tanto el querer moldearlo a nuestro antojo, lo cual es una batalla titánica y poco recompensada. No es que me haya vuelto un conformista (desgraciadamente no creo que llegue a serlo nunca), pero sí he ampliado y relativizado el sentido de mi camino. He aprendido a valorar más lo que se me ofrece poco a poco sin "meterle prisas a la vida", porque para todo hay tiempo y todo llega a su debido tiempo.
Hablando más concretamente de los proyectos que me marqué al inicio del año pasado, la verdad es que me ha ido muy mal, y eso que no fui tan exigente ya por aquel entonces: sigo sin desempeñar una profesión para la cual estoy formado, sigo sin hacer ejercicio, sigo sin certificar o ampliar idiomas y sigo sin viajar tanto como desearía. Así pues, he cumplido apenas 5 propósitos de los 12 que me marqué, lo cual me da un suspenso claro y rotundo que no me martiriza ni me entristece, simplemente me anima a seguir intentándolo o a cambiarlos por otros más adecuados, diferentes o actualizados a este momento.

A continuación quiero continuar la tradición de este blog en estas fechas y compartir mis buenos propósitos para este año. Lo haré siguiendo la canción "Doce deseos y un año más" de Rosa, otra tradición más, resumiéndolos en 12 proyectos o planes concretos que querría tener cumplidos cuando finalice el año:
01. Encontrar un trabajo dentro de la ingeniería. Vuelve a ser mi primer objetivo y este año sí es el bueno. Ahora ya conozco el mercado laboral francés y las empresas del sector y de la región, tengo una lista de contactos profesionales mucho mayor y me siento verdaderamente motivado y con oportunidades después de varios intercambios que he tenido estos últimos meses acerca de mi perfil.
02. Formarme en sostenibilidad en la construcción. Hace unos meses intenté inscribirme en un máster sobre este tema, en modalidad de alternancia mientras se trabaja en una empresa, y he de decir que sigo convencido en querer hacerlo. Lo poco que pude ver me gustó muchísimo y fue una verdadera pena tener que dejarlo por causas externas a mí. Además de que creer que puede ser muy bueno para mi futuro profesional, es un tema que me interesa mucho personalmente.
03. Llevar una vida más saludable. Si el año pasado hablaba de tener una rutina de ejercicio, cosa que hago intermitentemente, esta vez me refiero también a la alimentación y al ocio. Quiero sentirme bien conmigo mismo y no sólo estoy hablando física o externamente sino también por dentro, intelectualmente. Es un conjunto de cosas que ni yo mismo sé muy bien cómo definir pero al que espero prestar más atención este año.
04. Ser más expresivo y cariñoso con quienes me quieren. Va un poco en la línea del propósito anterior, y es una de las tareas más difíciles que siempre he retrasado en mi vida. Quizás quien me conozca piense que soy bastante abierto y simpático (y es cierto, tampoco vamos a negarlo), pero no creo que llegue a expresar tanto como a veces me gustaría mis sentimientos, o al menos cuando se trata de sentimientos de amor, amistad, cariño... Me gustaría poder ser más humano, en ese sentido, más sentimental, dejarme llevar por lo que sienta en cada momento y, sobre todo, expresarlo con gestos y/o palabras.
05. Ser menos severo conmigo mismo. Vamos a decir que, en mi línea de autoexigencia, me prohíbo cosas por el simple hecho de juzgar una acción como no suficientemente efectiva o eficiente. Y eso se traduce en que me pierdo algunas cosas que me gustaría vivir o experimentar porque siento que no me lo merezco. El sentido de la justicia está arraigado en mi persona desde siempre, no así para con los otros, con quien suelo ser bastante más indulgente y amable. El día que sea padre voy a ser el peor de todos, lo sé...
06. Mejorar mi inglés y mi portugués. Aprobé el examen de DALF C1 de francés y, aunque ya me había puesto como objetivo certificar mi nivel de inglés, lo cierto es que viviendo un año entero en Francia no ha ayudado mucho a mantenerlo sino todo lo contrario, así que lo primero sería recuperarlo. De todas formas ya no quiero obtener una certificación para enmarcarla, los idiomas se demuestran hablándolos y prefiero autoprometerme el practicarlos más antes que pasar un examen.
07. Desarrollar más mi vena artística. Me he planteado recuperar una gran afición que tenía cuando era pequeño como era dibujar y pintar. No quiero hacer nada bonito ni destacable, simplemente pretendo entretenerme con mis ideas en este campo concreto, también porque creo que me ayudará tanto a despistarme más como a tener ideas en otros aspectos de mi vida.
08. Interpretar un personaje en una pieza de teatro. Hace unos meses que acudo semanalmente a un taller de teatro y ya hemos decidido qué pieza vamos a montar para el final del curso escolar, por lo que si todo va bien este propósito está casi ganado. Tenía esa espinita guardada de no haber podido nunca hacer interpretación y esta vez vi la oportunidad de hacerlo y, además, en francés. Sólo a mí se me ocurre tener una primera vez tan especial.
09. Visitar tres destinos. Lo que se ha convertido ya en un clásico de mi lista, esta vez prefiero ampliarlo y dejarlo más ambiguo al hablar de destinos, sin especificar que tenga que salir de las fronteras francesas. Primero, porque así será más fácil cumplirlo, pero también porque no hay que cerrarse a conocer una nueva ciudad sin importar su distancia o ubicación en un país u otro. Este año sí que no tengo planeado hacer ningún viaje, ni cerca ni lejos, así que aunque sólo sea por motivarme, ya tengo otro reto que cumplir antes de la Nochevieja de 2017.
10. Leer más y hacer reseñas. Añado la segunda parte al deseo del año pasado, que sólo pretendía aumentar el tiempo que dedicaba a la lectura. Ahora que ya he conseguido tener cierta habitud, sólo se trata de compartir los títulos elegidos y de opinar sobre ellos. Porque no cuesta mucho más y porque así alimento mi presencia en las redes, cosa que ya he comenzado a hacer tímidamente con mis #YagoLibros.
11. Tener un nuevo espacio propio de entretenimiento en internet. Este año este blog cumplirá diez años como bitácora donde compartir mis pensamientos y reflexiones, y por lo tanto ya está absolutamente asentado; mi canal principal de YouTube sigue el rumbo definido, como "diario audiovisual" de seguimiento más periódico de mis vivencias. Lo que quiero desarrollar ahora es un producto nuevo, diferente y completo en mi otro canal en francés, ahora que ya me manejo bien en este idioma. Hay varias ideas en mente y algunas referencias, así que estad atentos que prometo subtitularlo todo.
12. Aprender lengua de signos y/o chino mandarín. En mi eterno descubrimiento y aprendizaje de nuevos idiomas, la lengua de signos es un capricho que tengo desde hace años y que siempre me ha llamado la atención; y con respecto al chino mandarín, lo veo muy útil e interesante no sólo para mi futuro profesional (quién sabe) sino también como interés personal. Quizás si me lo propongo como objetivo este año pueda dar pasos para iniciarme en estos maravillosos idiomas.

Dentro de un año volveré a repasar este listado y me pondré nota de nuevo para ver qué he cumplido y qué no.


P.D.: Me gusta esto de echar la vista atrás y ver los cambios que se han producido, para bien y para mal, en uno mismo. Y con respecto a los objetivos marcados, también, pues sea cual sea su grado de cumplimiento, siempre es mejor tener una meta hacia la que ir que avanzar por avanzar. ¿Y vosotros qué valoración hacéis de vuestro año? ¿Os habéis marcado algunos proyectos que cumplir en estos próximos doce meses? ¿Alguno se os ha quedado en el tintero?

¡Cuidaos!

No hay comentarios:

Ir Arriba

◦°○º•₪ﺸ »--(¯`v´¯)-» ĎعĴάмє ðΐ§ρä®άя†€ ÅL ¢Θr@ZºИ «-(¯`v´¯)--« ﺴ₪•º○°◦