domingo, 23 de febrero de 2014

¡Bailemos bajo la lluvia juntos!

¡Hola!

Anoche se celebró la gala en la que España debía elegir a su representante para el próximo Festival de la Canción de Eurovisión 2014, que se celebrará el 10 de Mayo en Copenhague, Dinamarca. Creo que, aprovechando que me declaro eurofan (a pesar de que ese término no está muy bien valorado), ésta es una buena excusa para escribir en este blog, cada vez más en desuso.

No puedo empezar esta entra sin dar mis más sinceras felicitaciones a RTVE y todas las personas que han hecho de la preselección nacional de este año algo tan profesional, incluido los artistas candidatos. Muchos han sido los años en los que los seguidores de este festival europeo han querido ver reflejado el gran despliegue de medios de las cadenas públicas escandinavas en nuestro país y debo decir que a mí eso me ha parecido excesivo siempre, y más en España, donde no estamos acostumbrados desde hace años ni a ver música en directo en televisión ni tampoco a valorar el proceso de selección con el rigor y la importancia que merece.
Sinceramente, creo que algo como lo que ha habido en estos dos últimos meses relacionado con la preselección es el camino a seguir. Es un muy buen sistema empezar la promoción desde la propia web de RTVE.es pues permite acercarte donde está la gente hoy en día, en las redes sociales, y además fomentas el uso de tu propia web corporativa y todo esto con un coste mínimo. Eso sí, con unos candidatos bien definidos y acordes al nivel exigido para un escenario expuesto en apenas 2 horas a más de 100 millones de espectadores y donde el control de los nervios y la presión deben asegurar un directo cuanto menos profesional.
Desde aquí reitero mi enhorabuena a los profesionales que hicieron de la gala de ayer algo digno de ver en televisión, tanto musicalmente como por el formato de entretenimiento. El guión era muy dinámico y divertido (fantástica la idea de incluir una sirenita "a la española") y a la vez muy emotivo (mostrando la parte más humana de los candidatos); la presentadora, cercana y muy ilustrativa de todo el proceso; la iluminación, el sonido y el montaje de vídeos y realización, absolutamente brillantes; y los artistas, tremendamente preparados y profesionales en el directo.
Entrando a valorar las actuaciones en sí y, sobre todo, los resultados de las votaciones, debo decir que también estoy muy contento. Este año hemos tenido la suerte de poder elegir entre cinco propuestas muy diferentes entre sí que, además, han sido defendidas por cinco profesionales de la música. Yo no pido más, con esta calidad y profesionalidad, no me hacen faltan grandes figuras de primera línea que no garantizan nada en ese escenario europeo en Mayo.
En cuanto a las votaciones, personalmente hubiera puesto en el jurado a profesionales de la música de distintos sectores, no sólo a cantantes que, a la vez, eran compañeros e incluso amigos de los candidatos. Una mayor diversidad en un equipo siempre da un mejor criterio por disponer de distintos puntos de vista. En este sentido, no entendí su reparto de puntos hasta que comenzó a hablar Mónica Naranjo, pues parecía que valoraban más la emotividad del tema y su interpretación que la calidad de la pieza en sí. Está claro que en Eurovisión, como en esta preselección, todo cuenta y todo debería valorarse: tanto la melodía como la letra, tanto la puesta en escena como el artista, tanto el montaje como el vestuario incluso.
Personalmente, en cuanto a artista me convencía más Ruth Lorenzo que Brequette; y en cuanto al tema, también me emocionaba más "Dancing in the rain" que "Más (Run)". Esto son mis impresiones totalmente personales y subjetivas. No menosprecio con esto la gran calidad y el color de la voz de Brequette, ni tampoco su particular imagen, pero el tema no terminaba de engancharme. En este sentido, me entusiasmaba más la propuesta de Ruth Lorenzo y, además, me parecía más llamativa a la primera escucha.
En cuanto al puesto que vayamos a conseguir con esta elección... Quien me conozca y haya debatido conmigo en otras ediciones sobre las canciones candidatas de cada país sabrá que tengo gustos particulares, ya me sucede con la música no dirigida o escuchada en Eurovisión. Con esto quiero decir que, al declararme un pésimo pronosticador, hago mi "ranking" según mis gustos personales y lo que una canción, artista o actuación me transmite. En este sentido, debo decir que me parece muy arriesgado e inútil pronosticar su puesto final no habiéndose designado ni la mitad de las canciones de los demás países aún. Además, y lo digo con toda la sinceridad del mundo, con tal de poder sentirme bien representado en este gran festival, me sirve. No voy a negar que me gustaría que algún año ganara España esta competición, pero es algo muy complicado que depende de muchos factores, y no me gustaría que pasara si no es merecido por nuestra parte.


P.D.: Este año estoy contento, no sólo por la representación elegida, sino también y sobre todo por el proceso de selección en sí. Hemos dado un salto de gigante, no nos desunamos ahora que por fin llevamos algo digno. ¿Qué te parece la elección de "Dancing in the rain"? ¿Tienes ya alguna canción favorita de entre las ya designadas? ¿En qué puesto crees que quedaremos?

¡Cuidaos!

2 comentarios:

Mer Benavente dijo...

No vi la gala anoche ni he oído ninguna de las canciones candidatas. Solamente vi la actuación de la seleccionada para representarnos en Eurovisión (después de haber resultado ganadora). Me pareció una canción "escasita de mensaje". O sea, que la letra dice muy poca cosa, aunque lo cuenta de un modo (a mi parecer) muy bonito.

Me pareció una actuación en la línea de Mónica Naranjo o Pastora Soler: voces increíbles y grandes talentos.

¿En qué puesto quedaremos? Me da exactamente igual. Con respecto a este festival, yo ya me guío por la ley de mínimos: con no avergonzarme de nuestra representación, ya me doy con un canto en los dientes.

Eurovisión: Así sí!

Yagoloro Orologay dijo...

@Mer_Benavente Jajaja, yo también, lo de ganar es algo que no depende al 100% de ti, :P